...

Ciudad de Meknes

Ciudad de Meknes

La ciudad de Meknes se considera ahora una antigua ciudad de provincias, pero todavía se pueden ver claras huellas de su antiguo esplendor. Además, esta ciudad es considerada por muchos como el «Versalles de Marruecos» o el «Pequeño París», sin dejar de ser un oasis de paz y tranquilidad.

Dónde está Meknes?

La ciudad de Meknes, a 60 km de Fez y 150 km de Rabat, suele pasar desapercibida para los turistas. Los que deciden visitarla, se quedan aquí sólo uno o dos días. Esto es un gran error porque Meknes tiene mucho que ofrecer. El encanto y la atmósfera de este lugar harán las delicias de cualquiera que decida quedarse aquí durante un tiempo. Los paseos por la ciudad ayudarán a entender y conocer la historia no sólo de la antigua capital de Marruecos, sino de todo el país.

Imágenes de la historia de la ciudad

La ciudad de Meknes cuenta con una larga y rica historia. Es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos. La historia de este lugar comenzó oficialmente a principios del siglo X, cuando la tribu bereber de Meknassa llegó desde las montañas del Medio Atlas a la meseta de Saïs.

El suelo fértil y el buen acceso al agua hicieron de esta zona un lugar ideal para vivir. No obstante, hay que señalar que el primer asentamiento fortificado se construyó aquí en el siglo VIII.

El desarrollo de la ciudad se produjo durante las dinastías almohade y meriní (siglos XII-XV), que construyeron una medina y unas impresionantes murallas defensivas, que son las más antiguas de todo Marruecos.

Meknes experimentó un rápido cambio después de 1672, cuando Mulay Ismail la estableció como capital del país, que mantuvo hasta 1727. El gobernante más despiadado de la historia de Marruecos no escatimó ni hombres ni dinero para ampliar y embellecer su ciudad.

Ciudad de Meknes

Una cruel leyenda cuenta que si Ismail no estaba satisfecho con el trabajo de los obreros, los mataba brutalmente y hacía que su sangre se mezclara con el cemento para seguir construyendo. Es más, parte del material utilizado para la construcción procedía de los saqueos realizados en Volubilis y Marrakech.

Una de las ideas visionarias de este líder es un enorme complejo palaciego inacabado. También se construyeron, por orden suya, multitud de palacios más pequeños, bibliotecas, hospitales y mezquitas.Este sitio utiliza cookies. Al permanecer en él, usted acepta el uso de cookies.Para saber más, haga clic aquí.Ok, entiendo
Al igual que Agadir, Meknes también sufrió grandes daños a causa de un terremoto. Ocurrió en 1755 y, por desgracia, detuvo el desarrollo de Meknes y la privó por completo de importancia política.

Por desgracia, el destino posterior de la ciudad fue igualmente desfavorable. A principios del siglo XX fue elegida como cuartel general del ejército francés de ocupación, y por ello se convirtió en el escenario de muchos enfrentamientos sangrientos entre los marroquíes y los franceses.

Meknes no volvió a gozar del favor del gobierno hasta que Marruecos recuperó su independencia en 1956. En ese momento, se inició una intensa reconstrucción y modernización de la ciudad.

La Medina de Meknes

La Medina es el orgullo de la ciudad de Meknes, honrada con la inscripción en el Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1996. Su turbulenta historia la ha convertido en una original mezcla de estilos arquitectónicos. Las tradiciones de la ornamentación árabe se mezclan aquí con elementos franceses en un conjunto armonioso.

El interminable y fascinante laberinto de calles estrechas, callejones y pequeñas plazas puede recorrerse sin parar. Descubrir sus secretos atrae por completo a los turistas.

Atracciones de Meknes

Puerta de Mansura : Al oeste de la mellah, o barrio judío, se encuentra el centro de la ciudad vieja. Se puede acceder a él a través de la puerta de Mansura (Bab el-Mansour), que es un magnífico monumento en sí mismo. La puerta lleva el nombre de su arquitecto. El edificio se terminó en 1732, cinco años después de la muerte de Ismail, que encargó su construcción. Las intrincadas decoraciones de mosaico son impresionantes y hacen que la enorme puerta parezca una delicada estructura calada. Además, la puerta está decorada con antiguas columnas de Volubilis.

Plaza Lalla Aouda : Tras atravesar las puertas de la puerta, nos situaremos en la plaza Lalla Aouda, que antiguamente servía de meshwar, o lugar de desfiles y revista de las tropas del sultán. Durante el apogeo de la capital, la Guardia Negra del Sultán estaba formada por 16 mil esclavos negros. La plaza formaba entonces parte del complejo del palacio real de Dar el-Kebir. Originalmente constaba de 24 secciones enmarcadas separadas con jardines y mezquitas, lamentablemente el hijo de Mulay Ismail decidió demoler la mayoría de ellas.

Tumba de Ismail :Detrás del pabellón representativo de Kubbat el-Khiyatin se encuentra ahora la tumba de Ismail. A pesar de la mala fama del gobernante, esta tumba atrae a multitudes de peregrinos de todo el país. Probablemente acuden a ella no sólo por la belleza del lugar y el deseo de presentar sus respetos al antiguo gobernante, sino también -o especialmente- por la barakah, o bendición. Los mussems anuales se celebran aquí al final de la cosecha (normalmente el último jueves de agosto). La fiesta va acompañada de cantos, bailes, ferias y disfraces. Los turistas sólo pueden entrar en el templo, ya que a la tumba sólo pueden acceder los musulmanes.

Gran Mezquita : En el corazón de la medina se encuentra la Gran Mezquita. Lamentablemente, el 19 de febrero de 2010 se derrumbó el minarete, decorado con mosaicos verdes.

La causa probable de la catástrofe fueron los efectos devastadores de las fuertes lluvias. Cuarenta y una personas murieron y más de 80 resultaron heridas al derrumbarse el minarete y parte del tejado. Al permanecer en él, usted acepta el uso de cookies.Para saber más, haga clic aquí.Ok, entiendo
Edificios del Sultán

La grandeza de los edificios del Sultán también queda patente en los jardines reales, cerrados al público, los enormes graneros con un sistema de aire acondicionado innovador para la época y los establos para 12.000 caballos (por desgracia, los establos están ahora en ruinas).

Medresa : La joya de la medina es la Medresa Bu Inania, fundada por Abou Hassan Marini (1331-1351). Esta escuela coránica se considera una obra maestra del arte arquitectónico árabe. Sus paredes están recubiertas de mayólica, que es una cerámica con esmalte opaco de plomo-estaño con colores extremadamente ricos. Además, destacan los estucos, arabescos y esculturas realizados en madera de olivo. La madraza de Mulay Idris también es interesante, sobre todo por su inusual minarete en forma de cilindro.

Otras atracciones: se pueden admirar interesantes obras maestras en el museo Dar Jamaï, que alberga, entre otras cosas, una colección de kilims y cerámicas bereberes, y después de una ajetreada visita, puede relajarse un rato en el jardín-museo andaluz.

Cada año, en el morabito de Sidi ben Aissy, la víspera del cumpleaños de Mahoma, tiene lugar uno de los mayores mussem de Marruecos. Por desgracia, los turistas que no profesan el Islam no pueden entrar en la tumba.

Ciudad nueva : La parte nueva de la ciudad, la ville nouvelle, se construyó durante el protectorado francés en la orilla opuesta del río Bu Fekran. Es un barrio ordenado con innumerables villas elegantes y fincas modernas. En medio de la vegetación tropical se levantan bancos, tiendas caras, restaurantes exclusivos y cafés. Los cafés de estilo francés atraen a los visitantes desde lejos con el aroma del cardamomo y la canela, que se añade al café servido en grandes tazas, llamado qahwa bil-halib. Lo mejor es acompañar el café con croissants de almendra o un exótico sorbete de mango.

Aceitunas y vino: la ciudad de Meknes es famosa no sólo por sus monumentos, sino también por sus aceitunas y su vino. Las colinas que la rodean son un lugar ideal para el crecimiento de estas vides. La industria fue iniciada por los franceses, por supuesto, pero sigue siendo desarrollada con éxito por los cultivadores marroquíes. Para comprar vino local, el mejor lugar para ir de compras es la ville nouvelle.

Algunos de los vinos tintos más recomendables son Les Coteaux de l’Atlas, Beni M’Tir Larroque Cabernet Sauvignon y Comtesse de Lacourtabalise. Por otro lado, de los vinos blancos merece la pena elegir: Beauvallon Chardonny y Medaillon Cabernet Sauvignon. Aunque estos vinos no son de los más baratos, merece la pena probarlos. Al fin y al cabo, Marruecos es un país islámico y, aunque sólo sea por eso, la existencia de bodegas locales es inusual.

Suki o feria :Por supuesto, en la ciudad de Meknes, como en otras ciudades marroquíes, hay muchos zocos. En la puerta occidental de Bab Berrima hay un mercado de joyas, en el palacio de Dar Jamai se pueden comprar hermosas alfombras, caminando hacia el norte se llega al mercado de especias y frutos secos. Estos son sólo ejemplos de lo que ofrecen los comerciantes locales.

Aqui mas Entradas

  • Fósiles Marroquíes
    Los fósiles Marroquíes del sur del Atlas están literalmente repletos de especímenes paleontológicos y mineralógicos, y el espíritu emprendedor de los lugareños ha … Read More
  • Tour del patrimonio judío en Marruecos
    Marruecos es un destino para viajeros de todo tipo, incluidos los que quieren explorar las profundas raíces judías del reino tour en Marruecos. … Read More
  • Ciudades Marroquíes
    Información general sobre las ciudades marroquíes Vacaciones en Marruecos, ¿quién lo iba a decir? ¿Qué sabe usted de este país, excepto que Marruecos … Read More
  • Territorio Marroquí
    Así es como los habitantes del Marruecos actual suelen responder a la pregunta sobre su nacionalidad. El término «nación marroquí» se utiliza mucho … Read More
  • Sopa Marroquí
    En Marruecos y el oeste de Argelia, las mujeres preparan un plato para romper el ayuno: la harira. En este artículo, conocerás la … Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>